Gracias FEyTS

Este es un momento especialmente grato y significativo para cualquiera que esté en mi lugar. Lo es, también, para mí. Y doblemente. Porque a la importancia de la circunstancia, de la situación y del momento se une el hecho de no haber nacido en este país, de no haber realizado mi carrera en esta Universidad. Ambos me acogieron hace casi ya treinta años. Y han contribuido a que crezca como persona y como profesional… y a alcanzar por segunda vez -lo que resulta más gratificante si cabe- esta enorme distinción, reservada para unos pocos: ser reelegido como Decano de la Facultad de Educación y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid. Por eso me siento hoy doblemente complacido y feliz.

Soy consciente de que si ello es hoy una realidad ha sido gracias a todos y todas las que conforman nuestra comunidad educativa. Vosotros y vosotras me habéis animado y apoyado una y otra vez. Gracias a todos y todas. Especialmente, a quienes desde la Junta de Facultad, han confiado en mí y creído en que puedo continuar otros cuatro años al frente de nuestra casa común. Gracias por vuestro apoyo incondicional. De manera particular, a nuestros y nuestras estudiantes; sin cuyo respaldo hoy no estará aquí. Os aseguro que es lo que más valoro como persona y, sobre todo, como Maestro. Gracias a todos y todas: profesores, estudiantes, personal de administración y servicios, egresados, profesorado jubilado, personal laboral, de reprografía, de mantenimiento, de limpieza, de cafetería,… Con vosotros y vosotras tengo una deuda que en modo alguno considero saldada con estas palabras y que confío en poder evidenciar con mis decisiones y con mis acciones. La tengo, incluso, con aquellos que no han apoyado mi candidatura. Como he demostrado, creo firmemente en la divergencia de opiniones y en la convivencia democrática, así que con vosotros y vosotras contraigo tal vez mi mayor compromiso: conseguir ilusionaros con mi proyecto a lo largo del recorrido.

Gracias, especialmente, a quienes me han acompañado durante estos primeros cuatro años, a mi equipo de magníficos. Vosotros y vosotras me habéis traído hasta aquí y sé que estáis dispuestos a seguir acompañándome en este camino que hoy empieza. Gracias por vuestro compromiso, por vuestra entrega y por hacerme tan fácil la tarea diaria. Y como de eso se trata, muchas gracias, cómo no, a la mano derecha -y a veces también izquierda- de quienes conformamos el equipo decanal.

Dirigir los pasos de la Facultad de Educación y Trabajo Social es un reto. Y más en estos duros momentos. Pero también un lujo. Por la responsabilidad profesional y social que supone asumir la tarea de capacitar para el futuro a profesionales de la docencia y del trabajo social. Estoy convencido de que caminar en la dirección adecuada, imprimiendo un ritmo estimulante para todos los sectores que componen la vida académica de la Facultad sólo puede hacerse convirtiendo nuestro Centro en un espacio de participación, plural y abierto, involucrado con una educación de calidad y atento a los problemas de nuestra sociedad. En esa tarea estaremos embarcados desde este momento. Mark Twain dijo una vez que un hombre con una idea diferente es un loco hasta que esa idea triunfa. Personalmente, os agradezco el poder contar con vosotros y vosotras para hacer que triunfe esa idea de la Facultad con la que soñamos. Por delante, otros cuatro años… Os invito a enfrentarlos juntos, con la misma ilusión y con el mismo nivel de compromiso.