Nuestro estilo

UN NUEVO ESTILO PARA AFRONTAR LAS TAREAS

Un Programa que avale una candidatura supone, siempre, la introducción de nuevas ideas. Y también, de nuevos estilos. A lo largo de estos últimos años creo haber dado muestras de ambos. A pesar de ello, eres tan consciente como yo de que esta última etapa no ha sido la más idónea para el desarrollo de un programa ambicioso como aquel con el que me presenté ante ti hace cuatro años. Se trata, pues, ahora, de poner ante ti una declaración de intenciones relacionada con la solución de problemas -coyunturales unos, estructurales otros-, que configuran una situación que exige, al tiempo que respuestas, estilos de acción y de gestión; es decir, la manera en que aquellos serán afrontados. Sin poner en riesgo los logros ya alcanzados, el Programa que hoy someto a tu consideración encierra objetivos -inmediatos, mediatos y futuros-, metas que el equipo que coordino espera conseguir durante su próxima gestión al frente del Decanato de la Facultad de Educación y Trabajo Social. Y es, además, y nuevamente, la carta de presentación de nuestro estilo.

Los planteamientos de base que guiarán la gestión al frente de la cual se encuentre mi equipo son los siguientes:

1. Continuar promoviendo, favoreciendo e impulsando un clima organizativo abierto al diálogo, al debate y a la búsqueda de las vías capaces de encauzar los retos inmediatos y mediatos de la Facultad de Educación y Trabajo Social. Para ello, se hace absolutamente necesario:

a) Desarrollar una gestión académico-administrativa basada en la búsqueda del consenso y asentada sobre los valores y procedimientos democráticos de libertad y respeto a las ideas;

b) Fomentar e impulsar en todos los miembros de la Facultad el espíritu de compromiso que nos ha movido siempre y, especialmente, en estos últimos años. La responsabilidad, la coordinación y el espíritu colaborativo son absolutamente indispensables en una Facultad con los objetivos, las tareas y la complejidad de la nuestra;

c) Contar con todos los órganos representativos, estamentos, sectores y personas implicados en una Facultad que es de todos y debe ser para todos.

2. Seguir entendiendo y aceptando la crítica como consustancial al quehacer democrático y como evidencia de que determinado sector estima necesario un cambio de dirección en algún sentido.

3. Profundizar en la implantación de  una política informativa ambiciosa, capaz de dar respuesta a las necesidades de los distintos sectores y miembros de la comunidad universitaria de la Facultad de Educación y Trabajo Social.

4. Continuar nuestra lucha decidida por centrar la actividad de la Facultad en el quehacer docente y en la investigación básica y aplicada, de modo que encuentre el clima exigido por una institución universitaria. Para ello, se hace absolutamente necesario, por una parte, continuar con la línea de incremento de la calidad docente y, por otra, potenciar con más decisión la labor de investigación y de producción científica.

5. Proponer nuevas medidas tendentes a la racionalización del trabajo de gestión que ha supuesto la implantación de los nuevos Grados. Ello conlleva una profunda revisión y actualización de la normativa vigente y su adecuación a las competencias, funciones y tareas reales de los Comités de Título. Asimismo, la asunción de acuerdos relacionados con la reducción de la duplicidad de comisiones y con la articulación excesivamente piramidal de la toma de decisiones, que nos ha mostrado una estructura claramente disfuncional.

6. Desarrollar una política económica verdaderamente realista, racional y ajustada al presupuesto de la Facultad de Educación y Trabajo Social, por lo que continuaremos en la línea del minucioso control del gasto corriente. El ahorro bien entendido será la base de nuestra política económica.

– El desarrollo de una política económica restrictiva es consecuencia directa del simple análisis de la realidad de la Facultad de Educación y Trabajo Social, pero no es óbice para que, desde el Decanato, se hagan las gestiones necesarias, tanto para incrementar el presupuesto asignado, como para potenciar el desarrollo de actividades generadoras de ingresos extras, independientes de las dotaciones presupuestarias de la Universidad, aspecto al que el Decanato brindará todos sus esfuerzos.

7. Continuar favoreciendo con la misma decisión que hasta ahora todas las iniciativas, propuestas y sugerencias razonadas surgidas del seno de nuestra comunidad, consensuarlas e intentar incorporarlas cuando éstas sean sentidas como beneficiosas para la Facultad. Potenciaremos, de modo especial, aquellas que guarden relación con la imagen de la Facultad, las necesidades educativas, sociales, artísticas y deportivas de Valladolid y su zona de influencia, la cooperación solidaria, las poblaciones minoritarias, el uso racional de la energía, la eliminación de barreras arquitectónicas o de otro tipo, etc.

8. Seguir apoyando con decisión no sólo la incorporación, a la Facultad de Educación y Trabajo Social, de personas con diversas discapacidades, sino, además, sus reclamaciones relacionadas con -o derivadas de- sus necesidades educativas y sociales.

9. El análisis de la situación actual y el modo en que ella afecta nuestro futuro ha de constituir una de nuestras tareas más urgentes. La situación económica ha de tener un apartado especial. Pero no menos importantes resultan cuestiones relacionadas con el modo en que estamos resolviendo nuestra problemática y con la relativamente cercana acreditación de nuestros planes de estudios. Se imponen, así, al nuevo Decano tareas urgentes relacionadas con la problemática que pueda derivarse de esta situación y con las garantías exigidas por la Facultad de Educación y Trabajo Social, en el sentido de no verse particularmente afectada por estos procesos. Al menos, no más que otras Facultades de la Universidad de Valladolid.

– Aparece así, como tarea inmediata, la elaboración de un Plan Estratégico de la Facultad; que recoja la participación de todos y que, a partir del análisis de nuestra situación actual, nos permita disponer de un conjunta de propuestas de acción relativas a la postura de la Facultad de Educación y Trabajo Social ante los procesos derivados de la misma, la situación laboral de nuestro personal, el seguimiento de las fases del proceso, etc. El Plan Estratégico será elevado a Junta de Facultad, quien decidirá las acciones que deben ser seguidas y las formas de intervención de la Facultad cuando considere que los criterios no han sido aplicados de forma correcta o que sus intereses hayan resultado particularmente lesionados.

10. El ejercicio del decanato constituye un servicio que obliga a su responsable. Por una parte, a la transparencia de sus actos y a la probidad en la gestión de lo público. Y, por otra, a primar siempre los intereses generales y a promover el bien común en la toma de decisiones. Se espera de él, además, que rinda cuentas de los avances en el cumplimiento de los objetivos del Programa que le permitió el ejercicio de sus funciones, tarea que asumo como exigencia y como desafío permanente.

– LA COMUNICACIÓN y LA INFORMACIÓN AL SERVICIO DE LA GESTIÓN

A juicio de distintos sectores, uno de los mayores problemas de la Facultad de Educación y Trabajo Social reside en la falta de información, que se convierte muchas veces en un obstáculo importante para el funcionamiento operativo de sus distintas instancias. A propósito de ello, y con la intención de mejorar nuestra propia organización interna, optimizar la calidad de la gestión y conseguir un clima de funcionamiento apropiado, el equipo decanal pondrá especial interés en implantar una política informativa lo más ambiciosa posible, capaz de dar respuesta a las necesidades de los distintos sectores y miembros de la comunidad universitaria de la Facultad de Educación y Trabajo Social. Constituirán acciones concretas en este sentido:

· Mejorar aún más las redes de flujo de la información en sentido ascendente y descendente, empezando desde el propio equipo decanal. En este sentido, parece evidente que el personal al que distintos sectores acuden en busca de información puntual -personal de administración, personal de conserjería,…- deben disponer del volumen de datos y de la información necesaria sobre actividades, horarios, espacios, etc., para atender los requerimientos de la comunidad en este sentido.

· Mantener contactos tan periódicos como resulte necesario con los distintos sectores implicados en el funcionamiento de la Facultad: Departamentos, Comités de Título, Profesores, Estudiantes, Personal de administración y servicios, etc.

· Hacer más operativa la información contenida en los tablones de anuncios específicos -exámenes, estudios de máster, investigación, extensión universitaria, convenios y becas, reuniones científicas, etc.-, y buscar su eficacia por medio de la continua renovación de la información.

· Continuar en la línea iniciada en relación con la recepción de alumnos de nuevo ingreso. A la tradicional conferencia de bienvenida, deben sumarse acciones específicas y más concretas para satisfacer las necesidades de información de este grupo que se incorpora cada año a la Facultad y promover su identificación y compromiso con el contexto universitario y de la Facultad.

· Profundizar en la puesta en marcha de programas de créditos cero antes del inicio de las actividades docentes de los Grados. Ello nos permitirá ofrecer al alumnado de nuevo ingreso un período de preparación relacionado con contenidos de especial interés para el Título.

· Reforzar los vínculos informativos y de colaboración con otros niveles educativos (bachillerato, secundaria, etc.) y, especialmente, con los ciclos superiores de formación profesional.

· Poner en marcha iniciativas de información y orientación laboral y académica para los estudiantes al finalizar los estudios de Grado y Master.

· Garantizar, al conjunto de la Facultad, y como hemos hecho hasta ahora, que podrá disponer de horarios de atención de los miembros del equipo decanal.

· Traducir el apoyo decidido del Decanato a la incorporación de la Facultad de Educación y Trabajo Social a las tecnologías de la información y la comunicación en medidas concretas:

a) seguir manteniendo permanentemente actualizada la página web de la Facultad, en la que los distintos sectores puedan encontrar información sobre los diversos aspectos de la vida institucional;

b) apoyando la creación y el mantenimiento de las páginas web de los distintos departamentos y secciones departamentales de la Facultad;

c) potenciando el empleo de sistemas de información alternativos al correo electrónico como vía de comunicación actual, rápida y eficaz para mantener informado al personal del volumen de información generado por la propia actividad de la Facultad (puesta en marcha de la cuenta institucional de twitter, reforzamiento del blog y las actualizaciones rss, etc.).

· Solicitar la colocación en la Facultad de al menos otro terminal de información, desde el que sus distintos miembros puedan acceder por medio de sus tarjetas UVA.