Profesorado

La incuestionable tarea formativa llevada a cabo por nuestro profesorado otorga, per se, relieve fundamental a este sector, protagonista de un proceso formativo de gran incidencia socio-cultural y responsable último de la labor más importante llevada a cabo en la Facultad de Educación y Trabajo Social: el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En los últimos años, la Facultad ha incrementado y consolidado su personal docente y cuenta hoy con profesorado de calidad capaz de hacer frente, con las mejores herramientas, a los cambios que está suponiendo la adecuación de los estudios al Espacio Europeo de Educación Superior. Es por ello que nuestras actuaciones en este sentido van encaminadas, en primer lugar, a potenciar la cualificación del personal existente, pero sin olvidar, en ningún caso, la situación de algunos compañeros implicados aún en procesos de estabilización en los distintos Departamentos con docencia en la Facultad de Educación y Trabajo Social.

Si bien es cierto que el personal docente de nuestra Facultad ha respondido con creces a las exigencias planteadas por las nuevas Titulaciones de Grado y Máster, no lo es menos el que ello le ha supuesto un esfuerzo considerable. Además de en los ámbitos en los que venía desarrollando su labor -docencia e investigación-, nuestro profesorado ha realizado un esfuerzo suplementario en formación, innovación y, especialmente, en gestión, por la que se ha visto muchas veces desbordado, y pocas veces reconocido. Es en ese sentido, en el que el equipo que coordine como decano se propone:

  • Prestar especial atención al reconocimiento de la labor llevada a cabo por nuestro profesorado en los últimos años, y destacarla allí donde se considere necesario.
  • Potenciar la dedicación, el esfuerzo, la motivación y, en especial, el compromiso evidenciado en estos últimos tiempos por nuestro profesorado para con su alumnado y para con la Facultad.
  • Visibilizar la extraordinaria labor de un profesorado, motivado y comprometido, responsable último del desarrollo y mejora de la docencia y factor fundamental en lo que constituye la dinamización de la vida educativa y socio-cultural de la Facultad.

La actual situación económica del país está generando un clima de incertidumbre que dificulta las labores de planificación y organización que, en relación con el profesorado, puede articular una propuesta de Programa de acción. A pesar de ello, y dado que los nuevos tiempos evidencian la necesidad de buenos gestores, capaces de adecuarse a los nuevos entornos y de ofrecer respuestas creativas a los nuevos retos, en relación con el profesorado, nuestras líneas concretas de actuación se centran en:

  • Proponer un plan de acción destinado a velar por mejores condiciones de trabajo del profesorado: racionalización de horarios, distribución adecuada de las tutorías, coordinación de asignaturas, desarrollo de equipos docentes estables en cada titulación y curso, formación continuada para el empleo de materiales y recursos docentes,…
  • Racionalizar los horarios, que no deben seguir condicionando, en ningún caso, aspectos relacionados con la calidad de la educación que impartimos. El valor agregado que un profesional de la enseñanza puede brindar a sus estudiantes es directamente proporcional a su competencia. Y ésta, al de su especialización en un determinado campo del saber. No es posible, pues, que un problema de organización impida a nuestros estudiantes contar con el mejor recurso humano del que disponemos en un campo determinado.
  • Impulsar, primero, y hacer visibles, luego, los resultados del trabajo coordinado, colaborativo e interdisciplinar por titulaciones y por cursos.
  • Defender con decisión la cualificación y promoción de todo el profesorado de la Facultad de Educación y Trabajo Social. En este sentido, prestaremos especial atención a la problemática del profesorado no numerario y a las necesidades de formación supuestas por el relevo generacional.
  • Presentar ante la Junta de Facultad una propuesta concreta en relación con la formación de la llamada “generación de relevo”.
  • Promover programas de formación del profesorado.
  • Impulsar la creación de un espacio para el intercambio de experiencias, en el que todos podamos aportar a y aprender de nuestros compañeros.
  • Apoyar cualquier propuesta o iniciativa relacionada con las necesidades de innovación docente.
  • Favorecer -y ampliar, en la medida de lo posible- >las políticas y programas de incentivación tendentes a que los compañeros que lo deseen puedan obtener el título de Doctor
  • Apoyar a los Departamentos en sus solicitudes de concesión de Doctores Honoris Causa por nuestra Facultad.
  • Incorporar al profesorado jubilado que lo desee a la vida activa de la Facultad, mediante la creación de la Asociación de Profesorado Jubilado Comprometido, uno de cuyos principales objetivos estará centrado en la formación de noveles.