Toma de posesión

Palabras en mi toma de posesión como Decano de la Facultad de Educación y Trabajo Social

Este es un momento especialmente feliz y significativo para cualquiera que esté en mi lugar. Lo es, también, para mí. Y doblemente… Porque, a la importancia del momento, se une el hecho de no haber nacido en este país, de no haber realizado mi carrera en esta Universidad. Ambos me acogieron hace ya treinta años. Y no sólo han contribuido a que creciera como persona y como profesional… sino que me han permitido alcanzar este momento, reservado para unos pocos. Si estoy aquí hoy -y lo digo con mucho orgullo- es por haber sido reelegido como Decano de la Facultad de Educación y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid. !Quién me lo iba a decir!!

Hace cuatro años, en esta misma Sala, tomaba posesión de este cargo por primera vez. En aquella ocasión, mi Programa había sido sólo una apuesta, y llegué a pensar, incluso, que, como el Quijote, los votantes de mi Facultad no estaban en su sano juicio. Hace unos días, tras cuatro años de una gestión especialmente dura, mis compañeros y compañeras de la Facultad de Educación y Trabajo Social me han demostrado que, incluso conociéndome, querían volver a confiar en mí. Y eso es, os lo aseguro, especialmente gratificante. Porque significaba -o al menos eso quise creer- que se habían sentido identificados con mis objetivos, y que había conseguido ilusionarlos con mi proyecto y con el modelo de Facultad que les proponía. Por eso me siento hoy doblemente complacido y feliz.

Pero, si eso ha sido posible, ha sido gracias a todos vosotros y vosotras, que me habéis animado y apoyado, y que volvéis a mostrarme vuestro apoyo con vuestra presencia hoy aquí. Gracias a todos y a todas.

Gracias a las autoridades académicas: Sr. Rector, Sra. Secretaria General, Sras. y Sres. Vicerrectores, Sra. Defensora de la Comunidad Universitaria, Decanos y Decanas de distintas Facultades, Directores y Directoras de Escuelas y de Departamentos. En especial a Carmen, la Directora de mi Departamento.

Gracias a mis compañeros y compañeras de la Facultad y del Departamento, por enseñarme TANTO.

Gracias a las muchas personas del Personal de Administración y Servicios que se han acercado hasta aquí y a los que me han hecho llegar sus felicitaciones a lo largo de estos días. Es vuestro trabajo el que permite que podamos dedicarnos a la tarea educativa!

Gracias a los estudiantes, por ese apoyo constante e incondicional. Sin vosotros, ni siquiera existiríamos!

Gracias a los amigos y amigas por estar ahí SIEMPRE. Como sois amigos y amigas sé que entenderéis que destaco hoy a uno por su especial relevancia en lo que significa este acto. D. Mario Bedera Bravo, Ex-Secretario de Estado de Educación y Formación Profesional. Gracias por su presencia y por no fallar NUNCA.

No quiero extenderme, pero necesito agradecer especialmente a mi equipo de magníficos, con Julia, nuestra secretaria, a la cabeza. Vosotros habéis apostado por mí, me habéis traído hasta aquí y sé que estáis dispuestos a seguir acompañándome en este camino que hoy empieza. No hay palabras -ni dinero, desde luego- para agradeceros tanta entrega.

También, a mi mujer, por tantos años y por tantas cosas. Y en estos últimos años, sobre todo, por tu comprensión y por hacerme fácil la vida para que yo pueda dedicarme a esta tarea.

Sólo un último agradecimiento, tan obligado como sentido. Gracias Sra. Directora General de Innovación y Equidad Educativa de la Junta de Castilla y León. No sólo por su presencia hoy aquí, algo que considero un lujo y un inestimable honor, sino por no faltar a ninguna de nuestras citas y por apoyar todos y cada uno de nuestros proyectos. Personal, e Institucionalmente en nombre de la Facultad de Educación y Trabajo Social quiero decirle que con Usted tenemos una deuda que en modo alguno considero saldada con estas palabras.

Dirigir los pasos de la Facultad de Educación y Trabajo Social es un reto. Y más en estos duros momentos. Pero también un lujo. Por la responsabilidad profesional y social que supone asumir la tarea de capacitar a profesionales de la docencia y del trabajo social. Estoy convencido de que caminar en la dirección adecuada, imprimiendo un ritmo estimulante para todos los sectores que componen la vida académica de la Facultad sólo puede hacerse convirtiendo nuestro Centro en un espacio de participación, plural y abierto, involucrado con una educación de calidad y atenta a los problemas de nuestra sociedad. En esa tarea seguimos embarcados desde este momento. Mark Twain dijo una vez que un hombre con una idea diferente es un loco hasta que esa idea triunfa. Yo os pido poder contar con todos y cada uno de vosotros y vosotras para hacer que triunfe esa idea de la Facultad con la que soñamos en la FEyTS.

Y para eso, Sr. Rector, necesitamos -y mucho- su apoyo… y el de su equipo. Y, sobre todo, su comprensión desde una mirada algo más benévola y desde luego menos crítica. Lo pedía hace apenas unos días en esta misma Sala el Sr. Decano de la Facultad de Derecho en su toma de posesión. Yo también quiero reivindicar hoy nuestra singularidad, y nuestra importancia.

Somos conscientes de que no generamos los ingresos económicos que otras Facultades. Pero no mire Usted nuestros ingressus, sino nuestros egressus: educadores y educadoras, trabajadores y trabajadoras sociales. Siempre, pero especialmente en estos tiempos difíciles, los únicos capaces de asegurarnos un futuro mejor. No digo un futuro económicamente más próspero, sino un mejor futuro. Y eso sólo se consigue con el compromiso de entrega de todos y cada uno de nuestros egresados y egresadas.

Educación y Trabajo Social. Estoy seguro de que, como nosotros, y aunque sea muy en el fondo, Usted también está convencido de que son dos ámbitos en los que este país necesita que se siga trabajando sin descanso. ¿Quién que dirija una mirada algo atenta a su alrededor puede dudar de que los egresados de la Facultad de Educación y Trabajo Social son más necesarios que nunca?  Se lo digo con el más profundo respeto: nuestros egresados y egresadas son los mejores instrumentos para conseguir una sociedad más instruida, y también más justa y más equitativa. No olvide Usted que lo que resulte de estos tiempos dependerá de nuestros egresados y egresadas, de su hambre de justicia social, y de su pasión por enseñar.

Los que trabajamos en la Facultad de Educación y Trabajo Social y la sentimos como algo propio estamos acostumbrados a soñar. Por eso, como su representante hoy aquí, y rodeado de todos estos amigos y amigas, le invito Sr. Rector a acercarse a nosotros para soñar, juntos, un sueño nuevo… Con la mirada puesta en esta realidad que nos atenaza tanto a Usted como a nosotros, por supuesto, pero también con ambición; con humildad, pero también con optimismo. Y, sobre todo, con confianza en que obtendremos los mejores resultados.  Dénos alas… y confíe en nosotros.

Con su apoyo, y el de su equipo, yo le digo hoy que somos capaces de lograrlo. Y si ello ocurre así, la Facultad, la Universidad, la sociedad y cada uno de nosotros saldremos fortalecidos.

Muchas gracias


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*